"CONSAGRARME A DIOS AL BIEN DE LA IGLESIA Y AL SERVICIO DEL PRÓJIMO" -------------------------------------------------------------------------------

LAS HERMANAS DE SAN PABLO DE CHARTRES


Nuestra fundación tiene su origen en Francia en un pequeño pueblo de Chartres llamado Levesville en el añ0 1696.

Nosotras somos discípulas y misioneras consagradas a Cristo, a ejemplo de San Pablo nuestro patrón anunciamos el Reino de Dios respondiendo a las necesidades de nuestros hermanos a través de;  La educación, la salud, y todo tipo de pastoral con preferencia hacia los más necesitados.




La historia  de las Hermanas de San Pablo de Chartres se extiende a lo largo de 316 años;  esta es una larga  historia de amor,  escrita en el misterio y el caminar de los Corazones de todas las mujeres que dijeron sí al llamado de Dios.
Actualmente somos una extensa familia sin fronteras con más de 4000 Hermanas evangelizando en 36 países del mundo.



Nuestra Misión en Perú y Colombia



Formación de acompañantes Roma-2015

Un poco de Historia SPC


CONOZCA NUESTRO CARISMA




Desde nuestros orígenes, las hermanas de San Pablo, fuimos fundadas para responder a las necesidades de nuestros hermanos, reconociendo en cada una de las personas, la persona de nuestro Señor Jesucristo: “Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; Y le contestarán los justos: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? El Rey les responderá: "Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí”. 




  

  •   Enseñanza    para  la elevación de la calidad humana







Somos Hermanas de Caridad, marcadas por el misterio pascual que marcó la vida de nuestros fundadores. Desde los inicios, tenemos preferencia de ir a los lugares donde otras Congregaciones por muchas razones no pueden ir. Respondiendo a  las necesidades del mundo.
Servimos a los más necesitados a través de la educación, la salud y todo tipo de pastoral.

“Somos las espigadoras de Cristo” sirviendo  con sencillez a los más desprotegidos y olvidados. 
 
Las Hermanas de San Pablo con la mayor sencillez, con la decisión de no creernos más que los demás. No  olvidaremos jamás que nuestra comunidad no ha sido establecida sino para suplir en la diócesis lo que otras comunidades más considerables no pueden emprender para la instrucción de los niños y el alivio de los enfermos; que no existe, por decirlo así, sino para ir espigando detrás de ellas. 
Espigamos detrás de otros, es decir aceptamos cualquier tipo de trabajo sin quejarnos y estamos disponibles para aceptar los trabajos que otras Congragaciones no pueden emprender por diversos motivos. Para la gloria de Dios.